Biografía

De madre inglesa y padre irlandés, Katie James nació en Inishfree, una pequeña isla de Irlanda del Sur en el año 1985. Cuando tenía 2 años de edad su familia se trasladó a Colombia donde creció y vive actualmente.

En el 2007 llega a Bogotá para estudiar música en la Universidad INCCA de Colombia de donde se graduó en el año 2012 con énfasis en arreglos musicales.

Entre el año 2009 y 2014 forma parte de los grupos Vía Súbita y Ludens, en los que participa como cantante, guitarrista, arreglista y compositora. Con estas agrupaciones, Katie se presenta en varios escenarios representativos de Bogotá y otras ciudades de Colombia.

Empieza su carrera como solista en el 2014 lanzando su EP Cold and Dry con el productor Toño Castillo.

Katie viaja por Sur América junto a Jorge Zárate en el año 2015 para promocionar su música realizando más de 100 presentaciones en Colombia, Ecuador, Perú y Chile.

En Diciembre de 2016 Katie nos presenta su más reciente trabajo, el álbum Respirar.

Conciertos Destacados

  • 2016 – Blues and Folk Festival – Bogotá y Cali, Colombia
  • 2016 – Biblioteca Nacional – “Música con Tempo Colombiano” – Bogotá, Colombia
  • 2015 – 2016 – República Sur – Cuenca, Ecuador
  • 2015 – Centro Cultural España – Lima, Perú
  • 2015 – Teatro Variedades de la Fundación Teatro Nacional Sucre – Quito, Ecuador
  • 2014 – Museo Nacional – Auditorio Maria Teresa Cuervo – Bogotá, Colombia
  • 2014 – Grito Fest – Bogotá, Colombia
  • 2014 – Fiesta de la Música de la Alianza Francesa – Bogotá, Colombia
  • 2014 – Fundación Gilberto Alzate – Peña de Mujeres – Bogotá, Colombia
  • 2013 – 2014 Centro de Documentación Musical del Quindío – Armenia, Colombia
  • 2013 – Bibliotecas El Tunal, La Virgilio Barco y El Tintal – Bogotá, Colombia
  • 2013 – Teatro Villa Mayor – Bogotá, Colombia
  • 2012 – Sala Otto de Greiff – Bogotá, Colombia
  • 2012 -Teatro La Vorágine – Villavicencio, Colombia
  • 2011 -La Media Torta – como ganadores del concurso Bogotá tiene Talento
  • 2011 – 2013 – Fundación Gilberto Alzate Avendaño – Bogotá, Colombia

 

Autobiografía

 

Infancia

Nací en Irlanda del Sur en una isla llamada Inishfree, de madre inglesa y padre irlandés. Pero mis primeros recuerdos son de las montañas del Tolima en Colombia, a donde mi familia se trasladó en el año 1988. Allí crecí en una pequeña comunidad anglo-irlandesa llamada Atlantis, donde tuve una niñez mágica alejada de la civilización moderna, sin energía eléctrica, donde no pasábamos las tardes viendo televisión sino explorando los bosques, las quebradas, las cuevas y descubriendo todos los encantos de la tierra.

En las mañanas trabajábamos, sí, incluso los niños, y jamás lo sentí como una ‘explotación infantil’.  Era lo natural, trabajábamos en la huerta y a la vez esa era nuestra escuela. Allí aprendimos sobre las plantas, las semillas, la siembra y el abono orgánico. Aprendimos sobre los ciclos de la vida, y a darle valor a lo que la tierra produce. Aprendíamos de los animales viendo cómo pasan por el mundo sin dejar huella. Jamás fueron nuestra comida y hasta el día de hoy sigo siendo orgullosamente vegetariana.

No íbamos a la escuela. Si queríamos aprender algo íbamos donde alguno de los adultos y preguntábamos. Yo no aprendí a leer a los 4 años, ni a los 5. Me interesaba más nadar, montar a caballo o trepar los árboles! Aprendí a leer a los 9 años, pero fue tan rápido que ni siquiera recuerdo el proceso! Era el momento justo para mí porque realmente lo quería. Para otros, la edad precisa tal vez sea a los 6, 7 u 8. Somos diferentes, y uno de los problemas de la educación formal es que pretende que todos vayamos al mismo ritmo. Años después, cuando ingresé a la universidad para estudiar música, disfruté muchísimo de mi primera experiencia con la educación formal y con algo de asombro obtuve una beca durante toda la carrera por excelencia académica! Esto no lo digo por presumir sino porque estoy segura de que no hay un sólo camino.

 

El lado oscuro

Vivir en Colombia ha sido una experiencia hermosa y a la vez dolorosa. Mi familia fue desplazada del Caquetá en el año 1998 y del Tolima en el año 1999. Tuvimos que dejarlo todo, años de trabajo y vivencias inolvidables.  Teníamos que abandonar nuestro hogar. El 9 de Julio del año 2000 mi sobrino Tristan James fue asesinado junto a su compañero colombiano Javier Novoa por el conflicto interno del país. Esto divide mi vida en dos. El antes y el después trazados por una línea de sangre. Pasar de lo mágico y perfecto al horror y al miedo, como un golpe en el centro que te deja para siempre sin aire. Tener que abrir los ojos a la realidad más oscura del mundo, de tanta injusticia, de tantas guerras sin sentido, porque las guerras nunca tienen sentido.  A Tristan y Javier he dedicado muchas de mis canciones y en el año 2003, junto a mi hermana Louise James y mi amiga Laura Costello, hicimos el álbum ‘Semillas de Paz’ en su memoria. Compartimos nuestro dolor con otras víctimas de la guerra, lloramos, protestamos, escribimos, cantamos y poco a poco volvimos a sonreír y a entender que aunque hay dolores que nunca nos dejan del todo, la vida continúa. 

 

Popayán y Bogotá

Y sí, la vida continuó.  Pero ya no con la inocencia de la niñez donde fui irónicamente aislada y protegida temporalmente de la crueldad del mundo en una ‘zona roja’ del Tolima.  Mi familia se mudó a una finca en el Huila y al poco tiempo mis hermanas y yo fuimos a vivir a Popayán. La Ciudad Blanca sirvió como una piedra de paso entre las montañas y la capital.  Allí pasé 5 años muy interesantes y muy productivos.  Me enamoré profundamente y esto desembocó en una nueva ola de canciones de amor, y años después, en otras cuantas de desamor… 

En Popayán tuve mis primeras clases de guitarra clásica en el conservatorio, mis primeras grabaciones en estudio y formé parte del Coro de Cámara de Popayán con el que viajamos a Cali, Buga y Bogotá, cantando con la Orquesta Sinfónica de Colombia y a Panamá, donde cantamos con la Orquesta Sinfónica de ese país.  

Hice un curso intensivo para presentar el examen ICFES y obtener un título de bachiller para poder ingresar a la Universidad. La física y la química me quitaron unos cuántos kilos…  Lo importante es que obtuve el puntaje necesario para obtener ese mágico papel, ese pasaporte que me permitía ir a donde realmente quería estar.  Porque claro, no era suficiente el hecho de haber estudiado música desde los 9 años, el hecho de cantar y componer ni el hecho de haber grabado un disco. Evidentemente es necesario estudiar física, química y biología para ser aceptado en una universidad de música!

En el 2007 me mudé a Bogotá.  En el sentido ambiental esto fue un shock para mis pulmones, mis oídos, mis ojos y mi alma!  En el sentido académico y social fue maravilloso! 8 años de música, nuevos amigos, nuevos amores, nuevas canciones y muchos conciertos. Ingresé a la Universidad INCCA de Colombia, obteniendo en el 2012 el título de ‘Maestra en Música’

Formamos el grupo Vía Súbita con mis amigos Vladimir Giraldo y Tomás Pinzón con quienes grabamos el álbum ‘Un Encuentro de Caminos’ donde exploramos una sonoridad acústica latinoamericana mezclada con el jazz.  Después formé parte de Ludens Trío con Ana María López y Jorge Zárate, explotando nuestras posibilidades musicales al máximo, tanto en arreglos y composición como en la ejecución de nuestros instrumentos y la exploración vocal.  

Paralelo a este proyecto decidí empezar mi carrera como solista.  En el 2014 lancé el EP ‘Cold and Dry’ con 5 de mis canciones junto al productor musical Toño Castillo.  Grabamos en los estudios de Audiovisión donde he pasado algunas de las horas más felices de mi vida! 

En el 2015 Jorge Zárate y yo decidimos viajar por Sur América para conocer, promocionar mi música y aprender sobre las músicas del Sur.

 

Viaje por Sur América

Salimos de Colombia el 16 de Marzo del 2015 sin rumbo ni itinerario fijo pero con el propósito de conocer Sur América, su gente, su música y compartir la nuestra. Siempre dicen que los viajes te cambian la vida y es cierto, pero sólo cuando viajas lo entiendes realmente. La gente que hemos conocido, los paisajes que hemos visto, la música que hemos oído, aprendido, grabado, compuesto, cantado y tocado dejan una huella imborrable en nuestro ser.

En Ecuador pasamos 3 meses, conociendo y tocando en Ibarra, Cotacachi, Quito, Guayaquil, Cuenca, Chone y Vilcabamba. Aprendimos ritmos como el Albazo, el Yaraví y el Pasillo ecuatoriano.  Fuimos invitados por Ayuda Directa (http://www.ayudadirecta.org/en/) a pasar dos semanas en una comunidad indígena llamada La Esperanza, en la región del Chimborazo donde cantamos para los niños, les enseñamos canciones y aprendimos de su manera de vivir.

Después pasamos a Perú donde estuvimos 6 meses.  No estaba dentro de nuestros planes pero ¿quién se puede ir cuando es tan bien recibido?

Antes de bajar a la capital pasamos dos semanas en Chachapoyas, un pueblo al norte de Perú, cantando como siempre y disfrutando de los hermosos paisajes.

Cuando llegamos a Lima, al ver su cielo gris, la contaminación, el ruido y el caos que se encuentra en todas las capitales, pensamos pasar allí máximo dos semanas. Pero nuestros planes cambiaron rápidamente cuando empezamos a conocer su gente, a probar su comida, a escuchar sus músicos, a caminar por el malecón y al ver cómo la gente recibía nuestra música.

Nos presentamos en el Centro Cultural España, en Jazz Zone, en el Club de Regatas, el Club de Mejía, el Club Arequipa, en el Centro de Lectura Mario Vargas Llosa, fuimos invitados al programa de televisión Sonidos y Sabores del Mundo y nos presentamos en muchos lugares de Barranco, el barrio que nos enamoró y donde vivimos durante toda nuestra estadía en Lima.

Conocimos a Susana Baca y le cantamos nuestras canciones.  Esto fue mágico ya que la hemos admirado y hemos disfrutado su música desde hace muchos años.  También quedamos encantados con el Landó y la música de Chabuca Granda.

Después de Lima nos fuimos para Cuzco y Machu Picchu. Quien haya ido, sabe que es una experiencia hermosa y profunda y quien no haya ido debe ir algún día! Ver la perfección y la grandeza de las construcciones Incas nos dejaron maravillados, perplejos y asombrados. Es imposible no reflexionar sobre la historia, la humanidad, lo grandiosos que podemos ser y también lo destructivos que somos. Cómo ver una civilización tan bella y acabar con ella es algo que nunca entenderé.

Un par de conciertos más al sur de Perú y era hora de despedirnos y conocer Chile.  Llegamos directo a Santiago y pasamos 6 semanas fascinados con sus cuecas y tonadas.  Ver la pasión con la que cantan esta música que fue prohibida durante la dictadura es conmovedor y emocionante! Conocimos a Claudia Mena, una gran cantante de música folklórica chilena quien nos enseñó sobre la música, la poesía de su país y la manera particular de acompañar las cuecas en la guitarra y el pandero.

En el viaje hicimos cien presentaciones y conocimos un sin fin de paisajes y personas que nos han enriquecido como músicos y como seres humanos.

Gracias Sur América!

Álbum ‘Respirar’

Finalizando este viaje nació la idea de un nuevo álbum.  Ya tenía nuevas canciones,  mucha música y muchas ideas en la cabeza.

Antes de llegar a Bogotá, pasé dos meses en la finca de mi familia en el Huila componiendo y planeando mientras sembraba, abonaba, cuidaba las cabras y cocinaba las deliciosas verduras de nuestra huerta orgánica.

Esta vez quise hacer un álbum que fuera totalmente sincero, que reflejara a través de la música lo que soy y cómo siento.  Para esto era necesario que yo misma me encargara de la producción musical y de los arreglos, además de componer todas las canciones. Recibí ayuda de Toño Castillo en la fase de la pre-producción y después escribí los arreglos para todos los músicos.  Fue una tarea ardua que me encantó!

El disco se grabó y mezcló en Audiovisión con Francisco ‘Kiko’ Castro y Mauricio Cano (ambos ganadores de premios Grammy).  Fue una experiencia bella, profunda, difícil y emocionante! 21 músicos fueron invitados a grabar una variedad de instrumentos incluyendo el tiple, la bandola, el charango y el cuatro llanero, también un cuarteto de cuerdas, un cuarteto de vientos, guitarras, bajo eléctrico, contrabajo, batería y percusión.

El resultado es exactamente lo que quería.  El álbum Respirar es una representación musical de lo que soy como persona.